|   Teléfonos: 900 816 102   |   Contacto »

Investigaciones en el tratamiento farmacológico de la calvicie

En sus comienzos, el fármaco Minoxidil (en las farmacias nos lo presentan como Minoxidil 2 % o Lacovin) se utilizaba para tratar pacientes que tenía la tensión arterial alta. 

Algunos investigadores se percataron de que a los pacientes que tomaban esta medicación les crecía pelo.

Algunos investigadores se percataron de que a los pacientes que tomaban esta medicación les crecía pelo y así se siguió investigando para la aprobación de un nuevo uso como antialopécico. Su destino cambio de ser un fármaco para tratar la hipertensión a ser el mejor fármaco para la calvicie.

Aunque con tintes diferentes, la esencia de esta historia se ha repetido recientemente: medicamentos para el tratamiento del asma podrían ser hoy la nueva apuesta de la industria farmacéutica para la calvicie androgénica. Otro giro del destino: de antiasmáticos a antialopécicos.

Aunque todavía queda mucho por confirmar su descubridor (el Dr. Cotsarelis) afirma que será más efectivo y tendrá menos efectos secundarios.

Una disminución en los efectos secundarios y una mayor efectividad son siempre buenas noticias, sobre todo para los usuarios de medicamentos.

Sin embargo, no hay que olvidar que aunque en diferente grado, los medicamentos siempre dejan una huella en nuestro cuerpo.